Raidlight Porta Bidón Delantero + Raid 750 ml


Raidlight Porta Bidón Delantero + Raid 750 ml
€21,90

Portabidón delantero para mochilas, renovado y revisado, acoplable a la mayoría de las mochilas del mercado, y que permite disponer de botellas con gran comodidad a la par que equilibra un tanto la carga. La solución perfecta para transformar tu mochila con una nueva forma de hidratación, desde la parte delantera. Versión evolucionada de uno de los productos más vendidos de Raidlight.

 

Características
Permite acoplar un bidón delantero en prácticamente cualquier mochila del mercado. Se desliza por la hombrera y solo requiere que tenga cierre pectoral (es lo que impide que se baje). Se coloca con facilidad y se quita igual de fácil, no precisa de costuras ni de ninguna modificación de la mochila. 60 gramos.
Versión evolucionada, con pequeños bolsillos para geles o envoltorios.
Estable, accesible y sencillo, apreciado por corredores de todo el mundo. Útil también para trekkers que quieren tener agua o isotónica a mano.Se sujeta a la hombrera de la mayoría de las mochilas del mercado.
Ayuda a equilibrar un poco el peso de la mochila, que siempre va en la parte trasera.
Pequeños bolsillos para geles o barritas, quedando perfectamente a mano.
Recarga rápida y fácil de agua, ideal para competiciones.
Incluye un bidón Raid de 750 ml con pipeta, permite beber sin sacarlo. Bidón sin Bisfenol A (BPA).

Uso y rendimiento
Producto ideal para quienes desean tener el agua a mano, por comodidad o rapidez rellenando, y su mochila no lo tiene o es de pequeña capacidad.
Se acopla prácticamente a cualquier mochila del mercado.
Aunque lleva un bidón de 750 ml, tiene el diámetro estándar de un bidón de bici.
Ligero, práctico, versátil.

Composición
80 % poliamida, 20 % poliéster.

Mantenimiento
No guardar húmeda, lavar con frecuencia. Sudor y suciedad dañan los textiles.
Lavar a mano, con agua tibia, jabón neutro.
No centrifugar, secar a la sombra y preferiblemente al aire.
No almacenar hasta que no esté totalmente seca.
Soltar correas, elásticos y cierres que produzcan tensión.
Revisar con frecuencia costuras y cremalleras: una pequeña reparación a tiempo alarga indefinidamente la vida de una mochila.
Dejar los bidones abiertos y vacíos una vez usados. Lavar con frecuencia.

BannerEnvios
BannerRegalo